Código de Ética Círculo de Corredores

I. Introducción

El Código regula el comportamiento ético y las buenas prácticas de los asociados del “Círculo de Corredores de Propiedades”, y entre éstos y terceros.

Los Asociados al “Círculo de Corredores de Propiedades” dignificarán los valores éticos que lo inspiran, en especial, el respeto a la verdad, la libertad y dignidad de las personas, la buena fe y la equidad de sus relaciones mutuas, la honestidad y la lealtad, asumiendo también el deber de promover y difundir dichos valores.

El “Círculo de Corredores de Propiedades” velará por el irrestricto respeto de sus Asociados al “Círculo de Corredores de Propiedades” y de sus Entidades a los valores éticos que animan a la Institución; quienes se incorporen deben compartir su espíritu y no podrá pertenecer a ella quien no respete sus valores y principios.

El presente Código regula la conducta y honorabilidad de los asociados al “Círculo de Corredores de Propiedades” entre sí y con respecto a sus Clientes, trabajadores y proveedores, estableciendo deberes y responsabilidades.

En el ejercicio de sus actividades, los Asociados al “Círculo de Corredores de Propiedades” se desempeñarán de acuerdo a las siguientes normas:

  • PRIMERO: Velar por el desarrollo, prestigio y calidad de la actividad del corretaje, procurando la existencia de un ambiente de cooperación y entendimiento que contribuya al bien común.
  • SEGUNDO: Respetar las leyes y demás normas jurídicas que regulan la actividad, propiciando su actualización y perfeccionamiento.
  • TERCERO: Respetar las creencias religiosas, políticas, características étnicas y el derecho a la privacidad de las personas.
  • CUARTO: Promover una sana competencia, basada en el profesionalismo, calidad de las tecnologías empleadas y excelencia del servicio, evitando acciones que desacrediten al competidor.
  • QUINTO: No proponer, no otorgar ni aceptar favores especiales en virtud del pago de sobornos, prebendas; tráfico de información privilegiada o aprovechamiento del cargo que se ocupa.
  • SEXTO: Cumplir los compromisos contractuales en la forma y en los plazos establecidos. Asimismo, evitar compromisos cuando se sepa de antemano la imposibilidad de su cumplimiento a tiempo o cuando no se cuente con la capacidad necesaria para su ejecución.
  • SÉPTIMO: Respetar las obligaciones legales y contractuales de sus trabajadores.
  • OCTAVO: En caso que un asociado al “Círculo de Corredores de Propiedades” considere que uno de sus pares ha transgredido alguna de estas disposiciones podrá acudir a la “Mesa de Organización” para evaluar el caso.

II. Constituyentes del Código de Ética

1- Probidad

Durante todo el proceso del ejercicio activo y específico de la actividad del corretaje:

  • 1.1. Combatir y luchar contra las malas prácticas, en su más amplia acepción, debiendo denunciar estas conductas ante las autoridades pertinentes.
  • 1.2. Todo asociado del “Círculo de Corredores de Propiedades” debe respetar, en su accionar, los intereses colectivos por sobre sus intereses personales, cuando éstos sean diferentes o antagónicos.
  • 1.3. Evitar tomar acciones que, por descuido o con intención, dañen la reputación de un socio o un tercero.
  • 1.4. Cuidar los intereses legítimos del Cliente y realizar los trabajos profesionales con integridad y lealtad.

2. Relación entre pares, con el cliente y conducta ética

  • 2.1. Dar cumplimiento a lo pactado, en orden a entregar servicios de corretaje que cumplan con las especificaciones y condiciones ofrecidas.
  • 2.2. Entregar al cliente toda la información técnica que el corredor disponga sobre el inmueble en beneficio de un proceso de compraventa transparente.
  • 2.3. No incluir información alterada, falsa, engañosa o maliciosamente construida para obtener ventaja sobre otro corredor.
  • 2.4. Responder oportunamente toda solicitud, consulta o reclamo formulado por el Cliente
  • 2.5. No imponer contratos que contengan cláusulas abusivas.
    Incorporar cláusulas que contengan los principios generales que inspiran y sirven para interpretar el Contrato, tales como:
    – Buena fe de las partes, en lo relativo a la claridad de la información y las actividades que se deben llevar a cabo por cada parte.
    – Voluntad de las partes, con el objeto de que los errores o las culpas en que cada una pueda incurrir no afecten económicamente a la otra.
    – Definición de las responsabilidades de la corredora.

3. Prevención y solución de conflictos

Cualquier inquietud, dificultad o controversia que se produzca entre los asociados al “Círculo de Corredores”, será resuelta, en lo posible, a través de medios alternativos de resolución de conflictos, la conciliación, la negociación y/o los buenos oficios. De esta manera, se pretende consolidar y robustecer las relaciones entre las partes, pudiendo éstas arribar a soluciones que satisfagan sus posiciones e intereses comprometidos, de manera autónoma, tal como se indica a continuación:

1. Se procurará solucionar en forma ecuánime y expedita, por la vía del entendimiento, cualquier dificultad que se origine.

2. Atender oportunamente los reclamos, activando, de ser necesario, los mecanismos contractuales acordados para la resolución temprana de controversias

4. Principio de Buena Fe.

Impone a las partes el deber de comportarse correcta y lealmente en las relaciones mutuas. En consecuencia, las partes deben obrar en forma íntegra, con la finalidad de resguardar la buena fe, transparencia y los aspectos éticos.

  • 4.1. Toda persona tiene la obligación de guardar secreto profesional respecto de la información cuya divulgación no hubiese sido explícitamente autorizada y pudiera perjudicar a un tercero o asociado.
  • 4.2. Evitar todas aquellas conductas contrarias a la libre competencia.